Señales de violencia emocional en la relación de pareja.

0
1061

Las relaciones de pareja deben ser espacios sanos de convivencia afectiva donde ambos miembros reciban y compartan afecto, apoyo, confianza y estabilidad. Es cierto que las parejas pueden experimentar dificultades a lo largo de su relación, sin embargo, hay una clara diferencia entre problemas y maltrato. Los problemas significan dificultades y desacuerdos comunes desde la equidad en ambas partes, mientras que el maltrato representa situaciones de abuso predeterminadas desde una posición de poder.

En México, 4 de cada 10 mujeres reportan haber vivido al menos una vez a lo largo de su relación insultos, amenazas, humillaciones y otras ofensas de tipo psicológico o emocional. Es preciso hablar entonces de prevención y nombrar aquellas prácticas de violencia que lastiman la integridad física y psicológica de las personas en sus relaciones de pareja.

La violencia física no es la única manera en que se lastima a las relaciones, existen múltiples formas silenciosas de maltrato que pueden generar igual o mayor afectación sobre quién las padece. El maltrato pasivo-agresivo implica conductas de abuso silencioso, un tipo de agresividad encubierta, que es difícil de ver, pero que claramente se siente porque es profundamente desgastante.

Las personas que ejercen este tipo de violencia, ante los desacuerdos, inconformidades y molestias en la relación, no se comunican de forma clara y explícita sino que lo hacen a través de su comportamiento, la manipulación, el chantaje, cambios abruptos en su estado de ánimo como una forma de reprender y castigar. A continuación mencionamos algunas señales de la violencia invisible:

  • El silencio y la “ley del hielo”: el silencio es utilizado como castigo, una manera de expresar molestia y se utiliza para que la otra persona termine aceptando sus condiciones tras el desacuerdo. Es decir, cuando se utiliza de forma constante se vuelve una forma de manipulación emocional. El silencio como castigo es tan dañino porque puede activar en la pareja respuestas psicológicas de ansiedad y de rechazo. Piénsenlo un poco más, qué terrible e incierto es NO saber qué sucedió y tener que aceptar responsabilidad sin saber sobre qué.
  • Juzga o controla tu forma de vestir: el uso de una determinada prenda genera molestia o enojo, generalmente disfrazada de preocupación. Detrás de ese discurso, hay una fuerte manifestación de celos. Nada ni nadie tiene derecho a opinar sin tu consentimiento sobre tu cuerpo y vestimenta.
  • Te prohíbe amistades: utilizan el falso argumento de que un hombre y una mujer no pueden ser genuinamente amigos, porque siempre habrá deseo encubierto. Nuevamente hay una intensa sensación de celos. El afecto que todo ser humano necesita, NO puede ser exclusivo de la relación de pareja; afecto de amigos, amigas y familiares también es necesario.
  • Revisa tu celular o redes sociales: con la idea de absoluta confianza y comunicación en la pareja, invade tu privacidad de tus comunicaciones personales generalmente acompañado del clásico y ruin chantaje ‘’sino escondes nada, porque no puedo mirar’’. Recuerda, la privacidad en una relación es un elemento sano. Nadie tiene derecho a invadirla.
  • Utiliza burlas y sarcasmo: frecuentemente se burla de tus actividades, de tus amistades, familia o cualquier otro asunto de tu personalidad e incluso de tu cuerpo. Con hábil manipulación intentan hacer creer que son personas directas y con sentido del humor. En realidad son personas con falta de empatía, poco tolerantes, inseguras y violentas.
  • Destrucción de artículos personales: durante una manifestación de ira luego de algún conflicto, ha destruido algunas de tus pertenencias u objetos alrededor. La justificación suele ser que fue una forma de descarga para evitar lastimarte, cosa que jamás haría, menciona. ALERTA TOTAL, está es una las primeras señales de inminente violencia física junto con las caricias agresivas o golpear ‘’jugando’’.

¿Qué hacer al respecto?

No se puede detener algo que “no existe”, se tiene que nombrar a la violencia para frenarla, comenzando a visibilizar y literalmente nombrar como formas de violencia todas aquellas conductas que generan manipulación, chantaje o intimidación en la pareja.   

Para esto es fundamental activar las redes de apoyo. Con mucha paciencia y cariño se debe realizar acompañamiento por parte de amistades y familiares. Una persona que ha experimentado violencia en su relación, lo que menos necesita es reproche o ser juzgada. Es importante alejar cualquier sensación de culpa por ‘’permitir’’ esto, la violencia solo es responsabilidad de quien la ejerce, de nadie más.

Acudir a ayuda profesional porque la violencia es progresiva, es decir, sino se hace algo para nombrarla y detenerla, esta aumentará y se volverá crónica en la relación. La persona que sufre maltrato emocional sufrirá diversas consecuencias; genera sentimientos de inseguridad, ansiedad, depresión. Además se ve incapacitada en sus formas habituales de respuesta, es decir, la violencia es tan terrible y dañina que impide que las mismas personas se protejan. Son huellas y consecuencias psicológicas, no es costumbre, mucho menos gusto por el maltrato.

Servicios de emergencia y ayuda psicológica gratuita:

  • En México a nivel nacional se encuentra SAPTEL (Sistema Nacional de Apoyo, Consejo Psicológico e Intervención en Crisis por Telefono), que brinda servicio gratuito las 24 horas, los 365 días del año en el teléfono 52598121.
  • Para la Ciudad de México e encuentra el CAVI: Asesoría legal y psicológica, asistencia social a víctimas y agresores de violencia intrafamiliar.  53-45-52-48 53-45-52-24/25,26. Col. Doctores, Alcaldía Cuauhtémoc. CDMX. C.P. 06720.
  • Llamar también en la CDMX a la Línea Mujeres (5658-1111) para recibir orientación sobre las instancias especializadas que brindan atención a víctimas de violencia.


Referencias:

  • Encuesta Nacional de la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (2018).

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí