¿Qué le dirías al Cáncer si lo tuvieras enfrente?

0
259

Por un momento imagina que tienes la oportunidad de estar cara a cara con el cáncer, sí, con esa enfermedad que cobra miles de vidas a nivel mundial. Imagina que se trata de alguien. Está sentado frente a ti y puedes hacerle las preguntas que quieras. Lo sé, suena sumamente descabellado y no, quien escribe este texto no se encuentra bajo el influjo de ningún tipo de estupefaciente.

¿Acaso no sería grandioso tener la oportunidad de preguntarle a Cáncer qué demonios quiere de tu vida? En esta escena donde puedes conversar con él, tendría sentido preguntar: ¿qué hay de valioso en tu vida que él desea apoderarse de ello?, ¿qué relaciones son para ti tan preciadas (como si fueran un tesoro) que el cáncer las quiere para él?, ¿qué cosas de esas que aprecias no te ha podido quitar?

Es cierto que vivir con Cáncer no es fácil y no siempre se cuenta con los recursos (económicos, sociales, emocionales, de salud pública) para vencerle, pero desde que apareció en tu vida (suponiendo que así sea) ¿qué habilidades, recursos, herramientas han desplegado tú y tu familia para hacerle frente? ¿Hay algún miembro de tu familia, un amigo o conocido que al saber que Cáncer se había entrometido en tu vida, reapareció a tu lado para enfrentarlo juntos?

Como decía, convivir con Cáncer no es fácil para quien lo tiene de inquilino en el cuerpo, y tampoco lo es para la gente cercana. Quizá habrá personas que aprecias mucho que, al enterarse de la noticia, se alejaron, desaparecieron o simplemente les perdiste el rastro. Sería esta la oportunidad perfecta también para reclamarle a Cáncer: “¿por qué alejas de mi lado a las personas que quiero?”

Ya que tienes el chance de entrevistarte con Cáncer ¿cabría la posibilidad de agradecerle algo? Esta podría ser otra pregunta “rara”; sin embargo, tal vez la aparición de Cáncer en tu vida haya ampliado tu panorama frente a los vínculos que valoras, a las cosas de la vida que aprecias, etcétera.

Es necesario hacer aquí una pausa. Hasta ahora, he mencionado aspectos “amigables”, “amables” o inclusive “diplomáticos” en torno a la enfermedad, y es muy probable que haya personas que, en su experiencia de vida cercana a Cáncer, no estén del todo de acuerdo. Convivir con Cáncer provoca un severo cansancio, no sólo a la persona que lo padece, sino también a sus seres queridos; agota los recursos económicos, desgasta las relaciones… En algunos casos, va mermando el bienestar de las personas; Cáncer es indulgente; no respeta. Podría decirse que Cáncer es un maldito, pero aún con todo ello las familias y las personas le hacen frente, lidian con sus secuelas, se alían en contra de él, y a veces, pueden vencerle.

Quizá habrá personas que aprecias mucho que, al enterarse de la noticia, se alejaron, desaparecieron o simplemente les perdiste el rastro. Sería esta la oportunidad perfecta también para reclamarle a Cáncer: “¿por qué alejas de mi lado a las personas que quiero?”

Es verdad, esto suena esperanzador. Es justamente lo que aquí se desea compartir con ustedes: un poco de esperanza frente a una situación difícil.

Así pues, parece oportuno mencionar que a veces se vale “tirar la toalla”; es válido decir “ya no aguanto más” “estoy harto(a) de esta situación” y entonces las preguntas que nacen son: ¿qué estás cuidando con esta decisión?, ¿qué mensaje le estás mandando a Cáncer sobre lo que es importante y valioso para ti?

Y ustedes ¿Qué le preguntarían a Cáncer si lo tuvieran frente a frente?

Artículo anteriorSalud mental y enfermedades crónico-degenerativas
Artículo siguienteCarta de una psicóloga a una chica que cuida a su padre con cáncer e hidrocefalia
Psicólogo clínico egresado de la licenciatura en psicología por la Universidad Nacional Autónoma de México. Cuenta con formación adicional en materia de Prácticas Narrativa en la Prevención y Atención de la Violencia de Género por Diplomado del mismo nombre; además, por la misma vía, cuenta con conocimientos en materia de Docencia Universitaria. Actualmente forma parte, como voluntario del Centro de Atención Comunitaria en Casa Tonalá, espacio que brinda atención psicológica a bajos costos desde la Terapia Narrativa. Tiene en su haber diferentes talleres con temáticas sobre Nuevas Masculinidades y Relaciones de Pareja abordados desde la Terapia Narrativa y la Terapia Centrada en Soluciones. Su experiencia terapéutica es de 6 años en sus versiones: individual, familiar y de pareja. En el ámbito docente, cuenta con 1 año de experiencia como adjunto a nivel licenciatura y 2 años como Orientador Educativo en educación media superior. Contacto: Celular: 55 2219 4938

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí