¿Qué buscamos los seres humanos en una pareja?

0
914

Se dice que los seres humanos generamos una vinculación afectiva como necesidad primaria. En el caso de la edad adulta establecemos relaciones de pareja, las cuales varían de cultura a cultura. Rage (2002) comenta que para la mayoría de las personas la búsqueda de estas relaciones aparece como un camino de “autorrealización” donde generalmente se está de acuerdo en tener relaciones interpersonales sanas; sin embargo, donde también surge el problema de comprenderlas, ya que cada persona las enfoca desde su propio yo, de acuerdo a sus propias creencias, percepciones, metas, sentimientos, cogniciones sobre sí mismos y su mundo. El mismo autor menciona que la interacción con otro yo puede hacer muy compleja una relación, pues no existen dos personas iguales, y que, además, dichas relaciones pueden ser satisfactorias, generadoras de desarrollo y plenas, o por el contrario pueden ser frustrantes, decepcionantes e inmensamente destructivas.

Lo anterior nos lleva al siguiente cuestionamiento: ¿qué buscan los seres humanos en una pareja? Sería interesante que ahora que te encuentras leyendo este artículo te hicieras estos cuestionamientos ¿Qué buscas tú en una pareja? ¿En realidad tienes ideas bien definidas de lo que buscamos en una relación? ¿Por qué o para qué elegir una pareja? ¿Realmente necesitamos elegir una pareja? ¿Tener una pareja significa que ambos deben pensar del mismo modo?

Cada persona enfoca sus relaciones desde su propio yo, de acuerdo a sus propias creencias, percepciones, metas, sentimientos, cogniciones sobre sí mismos y su mundo.

A partir de los cuestionamientos anteriores y al tratar de obtener algunas de sus respuestas, acudimos a Toro (1997), quien menciona que elegimos pareja al sentirnos atraídos físicamente, que es importante el peso que los valores culturales asignan a determinados momentos históricos como el que nos toca vivir hoy, a la estética corporal. Ackerman (2000) explica que elegimos pareja basándonos en las características de personalidad del otro como la lealtad, la comprensión, la empatía, la sinceridad y la alegría, mientras que Sternberg (1988) menciona 3 componentes básicos en la búsqueda de pareja: la intimidad, la pasión y el compromiso.

Es decir, hay una infinidad de elementos que los seres humanos consideran a la hora de elegir un compañero de vida; incluso puede ser que esta elección, con base en los procesos políticos, religiosos, económicos psicológicos, socioculturales, de cada persona se vaya complicando cada vez. En definitiva, para la elección de pareja también se toma en cuenta las necesidades de apareamiento, compatibilidad, atracción física e intelectual, la interdependencia, el afecto y la compañía. Todas estas variables mencionadas en cada una de los tipos de relaciones que existen tienen el objetivo de complementar y construir bases sólidas en una pareja para vivir una relación llena de satisfacción y plenitud, ya que al hacerlo resulta fundamental no dejar de lado todo aquello que constituye nuestro mundo, nuestra individualidad.

La elección de pareja es asumir una gran responsabilidad, pues debemos comenzar por desarrollarnos en lo personal de forma íntegra, por admitir que tenemos la capacidad de generar intereses comunes con el otro, compartir lazos y experiencias propias, elegir con quién queremos estar y para qué, además de definir cuál será nuestro aporte y enriquecimiento en la relación.

Ahora que ya conoces algunos de los muchos elementos que nos llevan a elegir una pareja ¿te encuentras listo para realizar tu elección?

Fuentes:

Ackerman, D. (2000). Una historia natural del amor. Barcelona: Anagrama

Rage, E. (2002).  La pareja. Elección, problemática y desarrollo. Editorial Plaza y Valdés SA de CV.

Sternberg, R. (1988). El triángulo del amor. Barcelona: Paidós.

Toro, J. (1997). El cuerpo como delito. Barcelona: Ariel

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí