Nuevas paternidades, ¿qué son?

0
396

Las paternidades actuales junto con la equidad son nuevos caminos que algunos hombres están dispuestos a recorrer. Tanto la maternidad como la paternidad están generando grandes cambios, estos modelos tradicionales están replanteándose para dar paso a relaciones familiares más sanas, funcionales, afectivas y sobre todo, basadas en el respeto por los demás miembros del sistema familiar.

Ejercer las nuevas paternidades tiene mucho que ver con dejar atrás algunas prácticas, comportamientos, pensamientos y conductas que incluso se encuentran muy arraigadas socialmente debido a que existen varios estereotipos sobre todo asociados a la masculinidad, por ejemplo:

-Un hombre no debe llorar ni expresar sus emociones y si lo hace, es débil. 

-Un padre debe ser autoritario, dominante y someter a su esposa, hijos e hijas.

-Un padre solo es el proveedor y encargado de la manutención, por lo tanto, está ausente de las necesidades familiares, etcétera.

¿Cómo hacer para modificar estos estereotipos y permitir dar paso a la creación de una paternidad saludable?

  • De inicio se recomienda tener una apertura y flexibilidad para adquirir nuevos aprendizajes, que sirvan para erradicar conductas arraigadas y estereotipos que se han adquirido con el paso del tiempo y que más allá de ser saludables en el seno familiar, desgastan, dañan y destruyen relaciones tanto de pareja como familiares. 
  • Contar con la disposición de generar un cambio ante la forma de ejercer estas nuevas paternidades. Es conveniente pensar que las mismas surgen de la necesidad de ofrecer afecto, tener comprensión y entendimiento sobre el hecho de que ser varón no excluye de sentirse vulnerable, se puede expresar sensibilidad en las prácticas de crianza además de empatía sobre las necesidades afectivas que requieren los hijos, hijas y pareja.
  • Se puede ocupar un lugar más participativo tanto en la crianza de los hijos e hijas como en las tareas del hogar pues el vivir en un mismo sitio implica realizar un trabajo en equipo y colaborativo donde cada uno de los miembros se tiene que comprometer con una participación activa en beneficio de todos.

Finalmente, es importante modificar las ideas sobre que solo las madres deben centrarse prioritariamente en el cuidado y crianza infantil pues es necesario e importante el involucramiento del padre. Es fundamental que exista una responsabilidad compartida, equilibrar el papel de la crianza y las tareas del hogar puede ser una llave para transformar todos estos estereotipos entre los géneros y con ello, fomentar la tan necesitada equidad.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí