Los encargos de la masculinidad

0
383

El antropólogo David Gilmore llama encargos de la masculinidad a las ideas que la sociedad enseña a hombres y mujeres acerca de cómo deben comportarse los hombres. Qué se debe esperar de ellos, qué deben de pensar y cómo deben de manejar sus sentimientos.  Los encargos de la masculinidad también son conocidos como mandatos, solicitudes, roles o estereotipos de género.

Algunos de estos encargos de la masculinidad, son:

  • Ser proveedor: para muchos hombres, el encargo de ser proveedor debe expresarse como una forma de autosuficiencia económica que los lleve a adquirir el carro último modelo, casa moderna, celular, y todo tipo de artículos. Con ello se cree que accederán a cierto estatus social que los convierte en hombres de verdad. 

Los efectos de lo anterior se relacionan con vivir altos niveles de estrés frente a la frustración por no conseguirlo, sensaciones de no pertenencia pues podrían oír de otros hombres que no están cumpliendo lo que les toca hacer como hombres de verdad. También, se corre el riesgo de refugiarse en el trabajo descuidando otras áreas importantes de la vida, como lo pueden ser: el diálogo con la pareja, la convivencia con los/las hijos/as, y la atención oportuna de la salud física y emocional. Suele relacionarse este encargo con ideas como: mientras yo traiga dinero a la casa ella tiene que cumplir con lo que yo digo, contribuyendo con esto a la reproducción de relaciones violentas, desiguales y peligrosas con las parejas y con los/las hijos/as.

  • Ser protector: ser hombre de verdad implica defender y/o proteger a las demás personas, especialmente a las mujeres.  

Gilmore acota: “con frecuencia los hombres manejan esta protección como control hacia las mujeres, procurando que sean dependientes de ellos y que demuestren que los necesitan”. De esta forma, proteger es entendido por los hombres como una función que se cumple desde el poder. El ejercicio de esta protección, trae consigo una (de varias quizá) potente contradicción: dejan de protegerse, es decir, dejan de lado el autocuidado, tanto el emocional como el físico. Un ejemplo de lo anterior es que no prestan atención al manejo saludable de sus emociones, por otro lado, en el tema de su bienestar físico, omiten revisiones periódicas porque los hombres de verdad, aguantan estoicos hasta el final.

  • La autosuficiencia: Gilmore dice que la autosuficiencia significa hacer todo solo y no necesitar ayuda. La más importante forma de autosuficiencia es la económica…” 

Se podría agregar que la autosuficiencia emocional se vuelve igual de importante que la económica, pues es de hombres lidiar solos con sus emociones y éstas ideas afectan desfavorablemente la vida de los hombres, aislándolos de otras formas de afrontamiento, por ejemplo a recurrir a redes de apoyo o pedir ayuda a mujeres.

¿Cuál es tu opinión acerca de los encargos de la masculinidad? ¿Identificas alguno de esos encargos en tu vida personal? De ser así, ¿qué consecuencias positivas y negativas han tenido en tu vida personal y familiar estos encargos? ¿Cómo crees que se siente un hombre cuando no puede cumplir con esos encargos o compromisos? ¿Cómo cree que se siente la pareja? 

Revisar o reflexionar sobre estos encargos de la masculinidad abre posibilidades de trabajo para los hombres, dado que las prácticas histórico-socio-culturales (machismo y patriarcado) también afectan los cuerpos masculinos, pues invalidan el ejercicio de otras formas de ser y vivir de hombres que no encajen con la norma del macho alfa.

Artículo anteriorLas relaciones entre mujeres: sororidad.
Artículo siguiente¿Violencia dentro de las propias familias?
Psicólogo clínico egresado de la licenciatura en psicología por la Universidad Nacional Autónoma de México. Cuenta con formación adicional en materia de Prácticas Narrativa en la Prevención y Atención de la Violencia de Género por Diplomado del mismo nombre; además, por la misma vía, cuenta con conocimientos en materia de Docencia Universitaria. Actualmente forma parte, como voluntario del Centro de Atención Comunitaria en Casa Tonalá, espacio que brinda atención psicológica a bajos costos desde la Terapia Narrativa. Tiene en su haber diferentes talleres con temáticas sobre Nuevas Masculinidades y Relaciones de Pareja abordados desde la Terapia Narrativa y la Terapia Centrada en Soluciones. Su experiencia terapéutica es de 6 años en sus versiones: individual, familiar y de pareja. En el ámbito docente, cuenta con 1 año de experiencia como adjunto a nivel licenciatura y 2 años como Orientador Educativo en educación media superior. Contacto: Celular: 55 2219 4938

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí