Las relaciones entre mujeres: sororidad.

0
455

Si has escuchado o has dicho frases como la peor enemiga de una mujer es otra mujer, lo peor que le puede pasar a una mujer  en el trabajo es tener como jefa a una mujer, las mujeres son las peores machistas, ¿Mujeres juntas? ¡Ni difuntas!, o bien en tu trabajo, en tu escuela o en cualquier otro lugar donde interactúas, has sido testigo de  conflictos como mis compañeras dejaron de hablarme cuando fui ascendida, mi jefa fue la que frenó mi proyecto, las mujeres de mi departamento están diciendo que por acostarme con el jefe me subieron el sueldo.  

En mi experiencia como profesional de la Salud Mental he constatado con mis consultantes mujeres las grandes dificultades que enfrentan  al trabajar con otras mujeres. Surge como una especie de rivalidad femenina, esta se presenta cuando se piensa y se actúa como si fuera natural que se dañe, se margine, se maltrate y se promuevan acciones y formas de comportamiento hostiles, agresivas de una mujer hacia otra mujer y o bien hacia su trabajo. Algunos de esos comportamientos pueden ser usar, abusar, explotar, someter, excluir, avergonzar, culpabilizar, descalificar, discriminar o desvalorizar, de tal modo que se dañan o limitan sus oportunidades, se provoca enemistad entre ellas, se generan ambientes de tensión y en algunos casos causan daño psicológico o hasta físico. 

Hay rivalidad en las relaciones entre las mujeres cuando nos descalificamos y enjuiciamos a otra u otras mujeres cuando consideramos que deben ser o comportarse de tal modo, como buenas o malas, y cuando calificamos a quienes no comprendemos como enfermas, inadecuadas o locas.

Hoy en día es fundamental que las mujeres aprendamos a trabajar juntas en armonía, a construir acuerdos y alianzas, de eso se trata la sororidad. La sororidad es la unión entre mujeres para ayudarnos y apoyarnos entre nosotras, esto no significa que tengamos que ser amigas, ni que nos tengamos que caer bien, tampoco implica que tengamos que estar de acuerdo en todo, y mucho menos que pensemos igual , sino de  fomentar confianza, solidaridad, empatía entre mujeres. La sororidad es una solidaridad específica, que se da entre mujeres que por encima de sus diferencias, se deciden a sumar esfuerzos, voluntades, capacidades y pactan asociarse para potenciar su trabajo, su creatividad para lograr un objetivo común en donde ofrezcan entre sí nuevas oportunidades para su desarrollo intelectual, emocional y personal, generando así ambientes familiares, escolares, laborales, etc. más equitativos, colaborativos  armónicos y saludables.

La toma de conciencia de esa supuesta rivalidad femenina puede ser el primer paso para instalar formas más productivas y menos dañinas de competencia. Cada mujer tiene sus propios gustos, intereses, habilidades, aspiraciones y capacidades para tomar sus propias decisiones y puede mejorar su propia calidad de vida. Pensar, sentir y comportarse con sororidad puede mejorar tus propias circunstancias. Una debe empezar por cambiarse a sí misma si desea transformar las relaciones con sus compañeras o integrantes de un equipo. Hay que distinguir distintas estrategias de relación, todas con el mismo objetivo: mejorar el trabajo en equipo y aprender a construir alianzas. Modificar tus propias pautas  de relación y de conducta, sin esperar a que las de las demás cambien, es una forma de potenciar una transformación, que empieza a partir del autoconocimiento y del cambio personal.

Bibliografía:

Lagarde, Marcela, (2013), El feminismo en mi vida: hitos, claves y topías, México, Instituto Nacional de las Mujeres.

Lamas,Marta, (2015) ¿Mujeres juntas…?, México, Instituto Nacional de las Mujeres.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí