La terapia psicológica no debe doler

0
9

Hay una creencia popular muy peligrosa sobre la psicoterapia: es necesario hacer catarsis y sacar lo que duele. Esta idea viene acompañada de prácticas que promueven evocar los momentos difíciles o dolorosos de las personas para hacer catarsis provocando episodios de llanto intenso donde se manifiestan supuestas emociones que estaban guardadas y reprimidas y que deben ser confrontadas. Esto es una mala práctica, porque hace daño, y se llama iatrogenia.

Actualmente existen muchos modelos terapéuticos inocuos, enfocados en el bienestar. En estas terapias se conversa sobre las capacidades de quienes consultan, sobre lo que ya saben hacer y los recursos que utilizan espontáneamente para promover su salud. No es necesario hablar sobre lo que duele o dolió en el pasado. Es posible enfocarse en mejorar el presente y en el futuro sin tener que revivir el trauma.

La psicología positiva, terapia narrativa, terapia Ericksoniana, terapia centrada en soluciones y la terapia breve sistémica, son ejemplos de aproximaciones que utilizan este tipo de prácticas no dañinas, por eso son buenas.

Para que un proceso terapéutico sea considerado dentro de un marco ético, tiene que tener como uno de sus principios la No maleficencia, es decir, no dañar, y en caso de que el daño sea inevitable, hacer que sea lo más pequeño posible. Por eso es que centrarse en el bienestar del presente y el futuro es mejor que volver a meter el dedo en la yaga, de aquellos que llegan a terapia en crisis; con dolencias, preocupaciones, miedos y muchas veces en desesperación y vulnerabilidad.

Cuidar en todo momento a las personas, procurando que se sientan cómodas y acompañadas, es una obligación de los psicoterapeutas.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí