¿Cómo conversar de forma afectiva con mis hijos?

2
605

Para quienes han estado en lugar de cuidadores (mamá, papá, tíos, abuelos, etc.) y han intentado “sacarles la sopa” a nuestras y nuestros “peques” después de un día de escuela, seguramente empiezan por la ya típica pregunta: “¿cómo te fue hoy?”. En muchos casos ésta (pregunta) da pie a una larga conversación, que nos acerca emocionalmente a quienes cuidamos, sin embargo, otras veces, obtendremos sólo un “bien” y será “la conversación más corta del universo”.

Se estarán preguntando “¿y cómo le hago para generar conversaciones que provoquen “cercanía afectiva” con mi hijo/a (o sobrina/a, nieto/a, etc.)? Bien, a continuación, se presentan algunas preguntas para saber cómo le fue a tu hijo en la escuela, además del típico “¿cómo te fue hoy?

  • ¿Cuál es tu lugar favorito de la escuela?
  • ¿Cuál fue el mejor y/o peor momento del día?
  • ¿Te gustó el lunch que te preparé? Otra versión de esta misma pregunta sería ¿Qué te mandaron de lunch? ¿Sabes quién te preparó el lunch el día de hoy?
  • ¿Cuáles son las reglas de tu salón? ¿Cambiarías alguna?
  • ¿Pasó algo nuevo con tus mejores amigos/as?
  • Si mañana pudieras ser el maestro ¿qué harías diferente? ¿cómo ayudarías al maestro a mejorar su clase?

Ahora bien, lo anterior son sólo sugerencias que pueden, o no, activar su curiosidad e indagar un poco más ideando sus propias preguntas. También es cierto que las preguntas ya citadas están mayormente dirigidas a niños y niñas pequeños y tal vez en casa ahora se conviva más con jóvenes o adolescente en edad escolar. Para ellos existen pequeñas adecuaciones, mismas que pueden tener que ver con la época moderna:

  • ¿Hay algún/a chico/a que despierte tu interés?
  • ¿Hoy viste a tu crush?
  • Si pudieras “ahorcar” a un maestro ¿quién sería? y ¿por qué?
  • Si fueras el maestro ¿qué harías diferente en la siguiente clase?
  • ¿Dirías que hay alguien en tu escuela que admiras? Puede ser maestro o compañero.
  • ¿Cuál dirías que fue el momento más alucinante del día?
  • Si pudieras retroceder en el tiempo ¿Hay algo que harías diferente en el día de hoy?
  • ¿Hoy hubo algún momento que no estuviera tan chido?

Al igual que las sugerencias para los más peques de la casa, las últimas hechas hacia los y las adolescentes, se construirán con base en los gustos, metas, sueños, ilusiones, formas de hablar, etc., propios de este ciclo vital.

Es importante aclarar que alguna o varias de estas preguntas podrán no hacer eco en las vidas de quién las escucha (o en su defecto, de quien las lee); sin embargo, el objetivo de compartirlas es abrir el panorama más allá de las típicas preguntas que se hacen en el camino de la escuela a la casa o en cualquier otro momento de interacción

Finalmente, podríamos también preguntarnos a nosotros (los y las cuidadoras):

  • ¿Qué estoy valorando cuando quiero acercarme un poquito más a mi hijo/a?
  • ¿Cuáles serían esos valores que están presentes cuando busco más “cercanía afectiva”?
  • ¿Qué sueños, metas o ilusiones se están honrando cuando me acerco más a mis hijos, hijas, sobrinos, sobrinas, nietos o nietas?

Es muy probable que con anterioridad ya hayan echado mano de sus propias versiones de “preguntas que generan cercanía afectiva”, tráiganlas hoy a su mente y corazón y denles una “limpiadita” para ser utilizadas nuevamente. No olviden tener bien abiertos los oídos y el corazón a lo que los jóvenes y los niños tienen por decirnos, escuchen con respeto y tolerancia. Recuerden que ellos y ellas viven en un México históricamente diferente al que pudieron haber vivido ustedes y el cual contribuyo a construir la identidad que les caracteriza en la actualidad.

Artículo anteriorEl papel de los padres en el desarrollo infantil
Artículo siguienteAmar a mi hijo o hija
Psicólogo clínico egresado de la licenciatura en psicología por la Universidad Nacional Autónoma de México. Cuenta con formación adicional en materia de Prácticas Narrativa en la Prevención y Atención de la Violencia de Género por Diplomado del mismo nombre; además, por la misma vía, cuenta con conocimientos en materia de Docencia Universitaria. Actualmente forma parte, como voluntario del Centro de Atención Comunitaria en Casa Tonalá, espacio que brinda atención psicológica a bajos costos desde la Terapia Narrativa. Tiene en su haber diferentes talleres con temáticas sobre Nuevas Masculinidades y Relaciones de Pareja abordados desde la Terapia Narrativa y la Terapia Centrada en Soluciones. Su experiencia terapéutica es de 6 años en sus versiones: individual, familiar y de pareja. En el ámbito docente, cuenta con 1 año de experiencia como adjunto a nivel licenciatura y 2 años como Orientador Educativo en educación media superior. Contacto: Celular: 55 2219 4938

2 Comentarios

  1. Excelente sugerencias. Un enfoque narrativo y muy abierto a valorar al niño y entrar en su mundo. Gracias por este gran articulo.

    • Gracias por dedicarle un poquito de tu tiempo para leerlo. No temas en compartirnos tus propias preguntas que generen cercanía afectiva, será un gusto leerlas.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí