Carta de una psicóloga a un padre*

0
330

Estimado Rolando:

Por medio de la presente carta aprovecho para enviarte un cordial saludo de mi parte, María Cedillo. Soy psicóloga y estoy llevando a cabo junto con tu hijo Mariano un proceso terapéutico que tiene como objetivo promover su bienestar y crecimiento como persona.

Actualmente Mariano está trabajando de forma sincera y activa para mejorar su forma de ser, convirtiéndose en un hombre con valores sólidos. Específicamente, él busca ser una persona con mayor rectitud, inteligente para los «bisnes», relajado, responsable y centrado, características que por cierto él ve en ti y que admira mucho. Otra de las metas de Mariano es llegar a ser más asertivo a la hora de expresar sus sentimientos y emociones, para poder establecer relaciones armónicas y saludables en la familia, cosa que le interesa mucho para alcanzar un mayor nivel de bienestar, no solo individual sino familiar.

Decidí escribirte, ya que como psicóloga quiero reconocer la influencia positiva que sin darte cuenta y solo con el ejemplo has tenido para tu hijo, ya que eres el modelo de hombre que Mariano quiere llegar a ser, pues nos ha contado que eres muy espiritual, recto, fuerte y sabio.

Otra cosa que me interesa comunicarte es que durante las próximas semanas es posible que veas algunos cambios en Mariano, ya que estará siguiendo las prescripciones dadas por mí. También considero útil hacerte saber que hemos tenido grandes avances dignos de ser reconocidos y por los cuales lo he felicitado, para que estos cambios perduren es fundamental el reconocimiento por parte de la familia y sobre todo tuyo, ya que eres el jefe de casa.

Pensamos que por la fuerza que tienes, podrías continuar aportando muchísimo a que las metas de Mariano se cumplan, por lo que te hago la invitación a seguir compartiendo de muchas maneras el tesoro de la sabiduría que tú tienes, ya sea con el ejemplo; tal vez con alguna charla o de la forma que prefieras, y si lo consideras apropiado dejo abierta la invitación para que asistas a alguna de las sesiones terapéuticas, ya que en la mayoría de ellas conversamos sobre tu forma de ser y cómo Mariano puede aprender de ella.

Sin más por el momento, quedo a tus órdenes para cualquier comentario o aportación que me puedas hacer. Gracias por leer esta carta.

*Los nombres de las personas que me consultaron han sido cambiados para preservar la confidencialidad.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí